mayo 2018

Presencia de mercurio en el pescado

No todos los pescados son igual de adecuados. La elección más apropiada depende de diversos factores como la edad o condición física o mental de cada persona. Hoy en Salgado Congelados vamos a realizar una breve aproximación sobre estos factores y los tipos de pescado.

La dieta infantil

Los niños están en plena fase de crecimiento, por lo que necesitan mantener una alimentación que aporte todos los nutrientes, minerales y vitaminas necesarios para un correcto desarrollo. Hasta los tres años los expertos aconsejan el consumo tres días a la semana de pescado blanco como la merluza combinándolo con un pescado azul semigraso semanal, como el salmón, cuyos ácidos grasos son muy recomendables para el crecimiento.

A partir de los cuatro años las cuatro raciones de pescado semanales se dividen en dos de pescado blanco y dos de pescado azul.

*Aquí tratamos a fondo el pescado en la dieta infantil.

¿Y los adultos?

Estas recomendaciones se mantienen en adultos jóvenes. Cuatro raciones de pescado a la semana, como mínimo, alternando pescados blancos como el bacalao y la merluza con pescados azules semigrasos. Por supuesto, se habla de estas raciones para personas sin enfermedades ni restricciones médicas, que hacen deporte de manera frecuente.

Pilar PiedraPresencia de mercurio en el pescado
leer más

Anisakis, qué es y cómo combatirlo

La alerta por anisakis en el pescado no deja de crecer. Hace unos 20 años, cuando comenzó a hablarse de este parásito pocos lo conocían, y hoy en día es difícil que en la pescadería alguien no pregunte acerca de su presencia en el pescado que se ofrece.

Este parásito ha proliferado fundamentalmente por el aumento de las actuales prácticas pesqueras en alta mar que hacen que se viertan al mar los restos, incluidas las vísceras donde reside el anisakis, tras limpiar el pescado. De esta manera los peces se comen estos restos y la infección se está propagando a tal velocidad que la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) calcula que uno de cada tres pescados en nuestro país está infectado por anisakis.

Las consecuencias de la ingesta en humanos son variadas y van desde la gastroenteritis, urticaria hasta alergia crónica e incluso en casos extremos shock anafiláctico. Es por ello y por su imparable aumento por lo que se ha convertido en un problema de salud pública que preocupa a las autoridades sanitarias.

¿Cómo estar seguros de consumir pescado sin anisakis?

Consumir pescado limpio con la certeza de que no contenga anisakis es sencillo siguiendo estas indicaciones:

  • Si se compran los peces con vísceras, sacar las tripas cuanto antes.
  • Alcanzar al cocinar los 60 grados en el interior de la pieza.
  • En el horno, plancha, cocido o en sartén, mejor el pescado abierto.
  • Y la más segura de todas: consumir pescado congelado o congelarlo previamente a consumirlo si es fresco, al menos 48 horas.

Nuestra Merluza, la más segura

Los estudios indican que la presencia de anisakis en el pescado es cada vez más elevada, aunque hay especies en que prácticamente el 100% tienen anisákidos, como es el caso de la merluza.

En Salgado Congelados, además de ofrecer un producto previamente preparado y congelado, elaboramos la merluza sin la parte de la ventresca, la parte de este pescado donde es más probable que el anisakis aparezca. Para ello, extraemos la ventresca directamente de la merluza y nos deshacemos de ella completamente. Así reducimos al mínimo la posibilidad de presencia de este parásito en nuestra merluza.

Es por eso por lo que podemos asegurar a nuestros clientes, no sólo la mayor calidad de origen y sabor de nuestros productos, sino que también nuestra merluza está exenta de anisakis.

En Salgado Congelados trabajamos cada día por ofrecer el mejor pescado, seleccionado por nuestro personal y elaborado en nuestras instalaciones a la vanguardia de las últimas técnicas. Mantenemos nuestro exigente nivel de control para que nuestros clientes disfruten del mejor pescado con todas las garantías.

Pilar PiedraAnisakis, qué es y cómo combatirlo
leer más