Blog

Beneficios del pescado congelado

A la hora de comprar y consumir alimentos en general y pescado particularmente, se suele realizar una contraposición entre fresco y congelado. La falta de información y los falsos mitos hacen que se tenga una imagen errónea del pescado congelado, atribuyéndole una serie de carencias y perjuicios que nada tienen que ver con la realidad.

La principal diferencia entre un alimento fresco y uno congelado es que el segundo se ha sometido a una disminución de temperatura, produciendo la congelación de su componente principal, el agua. Con este proceso su vida útil aumenta, y además se asegura su calidad microbiológica, sin apenas alterar sus cualidades organolépticas. Es decir, en la mayoría de las ocasiones los productos naturales congelados pueden contener más vitaminas y minerales que los frescos refrigerados porque son congelados a bordo recién capturados, en el momento de mayor valor nutritivo.

Dentro de los pescados congelados, los nutricionistas señalan como los de mayor calidad a los ultracongelados. Cuando el pescado es capturado en alta mar se procesa y se congela inmediatamente, a temperatura de -40º en escasas horas. Este procedimiento reduce la oxidación natural y preserva la frescura, impidiendo el crecimiento microbiano y la pérdida de nutrientes. De hecho, este producto ofrece en muchas ocasiones una calidad nutricional superior a la del pescado fresco que se puede encontrar en los mercados.

Además de las razones relacionadas con las características propias del alimento, el consumo de pescado congelado conlleva otra serie de beneficios como son:

  • Reducción del impacto ambiental. Los congelados pueden transportarse a través de medios menos contaminantes, barco, ferrocarril o camiones.
  • Mayor seguridad de los pescadores, ya que trabajan con menos urgencia y pueden elegir las mejores condiciones para faenar.
  • Consumo de la cantidad necesaria. Al tenerlo previamente congelado, se puede elegir cantidad a emplear, dejando en el congelador el restante que no se va a tomar.
  • Consumir pescados y mariscos fuera de temporada durante todo el año. Hoy en día se puede adquirir casi cualquier tipo de pescado congelado, lo que permite preparar innumerables platos y tener una alimentación más variada.
  • Buen precio. Por lo general, el pescado congelado suele ser más económico que el fresco. Además, carece de desperdicios porque ya ha sido limpiado previa congelación.
  • Presentaciones en formatos muy variados: el pescado congelado se encuentra en múltiples presentaciones que se adaptan a las preferencias de cada consumidor; filetes, rodajas, lomos, troncos, colas, varitas…

Teniendo en cuenta todas estas ventajas, podemos concluir que el pescado congelado es tan nutritivo y posee las mismas características que el fresco.  El factor primordial en el procedimiento es el mantenimiento de la cadena de frío, desde la congelación inicial hasta el hogar del consumidor.

Desde Salgado Congelados apostamos por el congelado fresco: productos de primera calidad que son capturados, y posteriormente procesados y congelados mediante los más exigentes mecanismos para asegurarnos de llevar el mar a tu mesa.

 

 

Pilar PiedraBeneficios del pescado congelado

Related Posts